dirección:

Avenida 2 con calle 41,
Urbanización El Encanto

5101 Mérida (Venezuela)

Teléfono +58-274-263.86.33

Fax +58-274-263.68.84

correo: info@andestropicales.org

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon

Síguenos:

Con el apoyo de

Turismo de Base Comunitaria

Las  labores  del  Programa  Andes  Tropicales  en  las zonas rurales de los Andes tienen como objetivo mejorar las condiciones de vida de los pobladores locales e incorporarlos activamente y de forma socialmente sostenible a la conservación  de  las  áreas  protegidas adyacentes. 

 

En este marco, el PAT busca primeramente sensibilizar a las comunidades  rurales  sobre  las potencialidades  del  turismo  rural  como fuente alternativa  de  ingresos  y  empleos, y posteriormente capacitarlas para que puedan sacar un real provecho del crecimiento de la demanda turística a nivel regional. Finalmente,  el  PAT ofrece apoyo técnico y financiero para que se puedan concretar  proyectos comunitarios en turismo rural.

Bajo  este enfoque se están desarrollando proyectos en la región andina que contribuyen a mejorar la calidad de vida de las poblaciones rurales.

La experiencia piloto del Programa Andes  Tropicales en los ambientes rurales puede ser ampliada al resto de los andes venezolanos, y  conformar así   una  Red  Andina  de  Servicios  en  turismo  rural  a  nivel  andino 

Basados  en  esta  Línea  de  Acción, desde el año 1997 el PAT ha desarrollado una experiencia  piloto tendiente a  promover  el  desarrollo  turístico en el seno de 5 comunidades  de  la  región andina con la finalidad de que se aprovechen todas las potencialidades de las áreas protegidas en los Parques Nacionales.  

 

Las  acciones  que  se  emprenden  se  basan en tres aspectos que son considerados de fundamental importancia. En primer lugar,  el  respeto  y  la  consideración  de las percepciones, ideas e iniciativas de las asociaciones comunitarias, líderes y grupos  de  liderazgo  locales,  como  una manera de captar los problemas reales e importantes para las comunidades. En segundo  lugar,  la  visión  de  la  conservación  del  ambiente  como un “negocio” que puede ser aprovechado y manejado directamente  por  las  comunidades. En tercer lugar, la utilización de una herramienta financiera crediticia  (Crédito Verde) que asegure la continuidad y la viabilidad  de  los  esfuerzos  técnicos  desplegados  para  el  desarrollo  del   proyecto